sábado, 6 de mayo de 2017

NO QUERÍA QUE SE LO ENTERRARAN



Durante la mayoría de los 52 años en los que mantuvo una relación amorosa con Robert Huskey, Jack Zawadski no recuerda muchas ocasiones en que hayan experimentado alguna discriminación anti-gay.


No mientras estuvieron cultivando manzanas en una granja de Wisconsin. No durante décadas que pasaron como maestros de educación especial. No cuando se mudaron a Mississippi hace 20 años para retirarse a algún lugar más cálido y más frondoso, o después que se casaron en 2015, cuando la Suprema Corte declaró que las parejas homosexuales tienen tanto derecho a casarse como los heterosexuales.



Sin embargo, en una demanda que fue entablada en una corte federal en el Condado Pearl River en Missouri, Zawadski comentó que finalmente aparecieron los prejuicios cuando se sentía más vulnerable: en mayo pasado, cuando Huskey murió a la edad de 86 años, después de una larga enfermedad, publicó The Washington Post.



En una demanda de 14 páginas, Zawadski de 82 años, comentó que la funeraria que había contratado para recoger y cremar el cuerpo de Huskey, se rehusó en el último minuto, diciéndole al asilo que ellos no “hacen tratos con ese tipo de personas”.



En una respuesta que fue entregada a la corte en marzo, los dueños de Picayune Funeral Home, situada en Picayune, Missouri, negaron los hechos como los describió Zawadski y su sobrino, quien hizo los arreglos y es el co-demandante.



Silas W. McCharen, abogado de los dueños de la funeraria, Ted y Henrietta Brewer, dijeron a través de un correo electrónico que la empresa nunca ha discriminado a nadie en base a su orientación sexual.



Henrietta Brewer niega haber hecho referencia para no prestar sus servicios “a persona de su tipo”, dijo, y que la empresa nunca se rehusó a recoger los restos. Aunque rechazó proporcionar más detalles.



Zawadski es representado por Lambda Legal, una empresa que está a favor de los derechos legales de las personas LGBT y es una organización de activistas que tiene su sede en Nueva York.



Debido a que ninguna ley de Mississippi ni ley federal prohíben explícitamente la discriminación en base a la orientación sexual, la demanda depende de “otras leyes estatales que espera proporcionarán un remedio para las terribles acciones que ocurrieron allí”, comentó Beth Littrell, abogada que está manejando el caso.



“La esencia del reclamo es que ambos incumplieron un contrato y negaron el servicio en el último minuto a una familia que estaba de luto, en base al hecho de que el hombre que murió era gay y estaba casado con otro hombre”, comentó Littrell, cuya organización está tratando de obtener una compensación no especificada y daños punitivos de un jurado.



Para Zawadski, la demanda es un raro momento activista. Dijo que él y su esposo vivieron una vida modesta y que en raras ocasiones comentaron con sus amigos y vecinos acerca de su orientación sexual.



“Vivimos nuestra vida tranquilamente”, dijo en una entrevista.  “No íbamos a los bares ni nada de eso”.



La pareja se conoció en 1965 en California. Después de estar en varias partes y de viajar para satisfacer su interés en la historia de la Guerra Civil, decidieron establecerse en el pequeño poblado de Picayune, no lejos de los límites con Louisiana.



Zawadski cultivaba camelias, y Huskey se desempeñó durante un tiempo como presidente de la Asociación de Dueños de Viviendas.



“Así fue como vivimos”, relató Zawadski. “Nos dedicamos a disfrutarnos uno al otro”.



Nunca mencionaron su orientación sexual y nadie se los preguntó -ni siquiera después que los casó un juez en el cercano Condado Hancock el 17 de agosto de 2015, dijo.



Luego, la salud de Huskey dio un giro y fue sometido a una cirugía para colocarle un bypass, dice la demanda. “Jack cuidó a Bob durante la cirugía, su recuperación y cuando su salud se fue deteriorando”, dijo.



“Para agosto de 2015, Jack le ayudaba a Bob en todas sus funciones vitales diarias, incluyendo comer, caminar y la higiene personal”.



Huskey ingresó a un asilo y en abril, quedó claro que pronto moriría.



John Gaspari, el sobrino de la pareja, hizo los arreglos anticipadamente con Picayune Funeral Home, la única funeraria que hay en el condado que tiene un crematorio en el lugar, de acuerdo a la demanda.



Zawadski esperaba llevar a cabo el funeral en ese lugar para que los amigos de la pareja pudieran rendirle homenaje. El 11 de mayo de 2016, Gaspari contactó a la funeraria para decirles que Huskey había muerto.



Sin embargo, después de entregar los documentos, incluyendo uno que nombraba a Zawadski como familiar cercano, Gaspari recibió una llamada del asilo.



“El asilo le avisó a John que una vez que recibió la papelería indicando que el esposo de Bob era hombre, la funeraria se rehusó a proporcionar el servicio porque no trataba “con personas de ese tipo”, establece la demanda.



Gaspari y Zawadski tuvieron que contratar a otra funeraria que pudiera cremar a Huskey en el mismo lugar, de acuerdo a la demanda.



Encontraron una en Hattiesburg, que está aproximadamente a 90 minutos de camino. Sin embargo, el asilo no tenía morgue, por lo que rechazó mantener los restos hasta que la funeraria de Hattiesburg pudiera retirarlos.



Así que, Gaspari y Zawadski tuvieron que contratar a una segunda funeraria que estuviera más cerca para que recogiera su cuerpo.



“La confusión y la necesidad de los acusadores para encontrar arreglos alternos, descritos en la parte superior, han dañado permanentemente la memoria de la pacífica muerte de Bob”, dice la demanda.



Zawadski comentó que los motivos que tuvo para entablar la demanda no son financieros, sino para asegurarse que nadie más pase por lo que él experimentó.



En un video producido por el bufete Lambda Legal, Zawadski comentó entre lágrimas que la funeraria fue irrespetuosa con su esposo.



“Espero que esto le rinda un homenaje”, dijo.

Fuente: http://diario.mx/Estados_Unidos/2017-05-03_5a169323/niegan-servicio-funebre-porque-difunto-era-gay/

No hay comentarios:

Publicar un comentario