miércoles, 22 de junio de 2016

SALVAJE VIOLACIÓN Y HOMICIDIO


 
La víctima, de aproximadamente 35 años de edad, fue hallada en un lote baldío del municipio de Atlixco, Puebla, con signos de violencia sexual, en posición genupectoral, sobre sus rodillas y completamente desnuda. Este sería el  feminicidio número 43 que se comente en Puebla en lo que va de 2016.
 
ATLIXCO, PUEBLA. Una mujer fue degollada y su cuerpo abandonado la noche del pasado sábado en terrenos de San Diego Acapulco, en Atlixco, Puebla. Sus restos fueron encontrados por vecinos y al parecer tenía señales de haber sido víctima de violencia sexual.
El cuerpo fue encontrado por las autoridades después de una llamada anónima al número 066 de emergencias solicitando el apoyo de Seguridad Pública. La llamada provocó que miembros de seguridad y emergencias acudieran a San Diego Acapulco.

La mujer fue encontrada en posición genupectoral, sobre sus rodillas y completamente desnuda. Su cuerpo fue ubicado con  evidencias de haber sido abusada sexualmente y  en principio iba a quedar en calidad de desconocida, pero después fue identificada como Yolanda Eusebio Célix, de  37 años de edad.

 Al lugar acudió la Policía Municipal de Atlixco y el Ministerio Público en turno para hacer el levantamiento de cadáver.


 
 
 
 
 

  SE REALIZA EL SEPELIO
 
  

 Luego de que autoridades ministeriales identificaran el cuerpo de la mujer hallada sin cabeza en un paraje entre los límites de las juntas auxiliares de San Diego Acapulco y la Magdalena Axocopan de este municipio, el cuerpo fue entregado a los familiares, quienes el día de ayer realizaron el sepelio, dándole así el último  adiós entre reclamos de justicia, pues dejaron entre ver que también el homicida estaría identificado.
Fue así que en la soledad del pequeño panteón de la junta auxiliar de Castillotla, en una atmósfera de tristeza que inundó a la familia de Yolanda “N”, la mujer que hallada con signos de haber sido violada, además de degollada la noche del pasado sábado.

Minutos antes de que los empleados del cementerio bajarán a la fosa el ataúd blanco de su madre, una de sus dos hijas lloró inconsolable. De rodillas abrazó el cajón para no dejarlo ir.

Es así que dos tiempos vivió esta familia de escasos recursos: el de la desgracia y el sufrimiento, pero también para denunciar y señalar al presunto responsable ante las autoridades policiacas.

“Todos en el pueblo saben quien o quienes son los asesinos”, soltó con seguridad uno de los familiares. Y dijeron más los vecinos: “anda suelto por las calles del pueblo. Ya debe varias”, añadieron.
Y la historia regresa el tiempo seis meses atrás: “El mismo sujeto que estaría involucrado en el asesinato de la mujer, intentó violar a su hija medio año atrás. Y como no pudo, las tenía amenazadas con matarlas si lo denunciaban”.

La hija de Yolanda, una madre soltera con tres hijos y empleada de una maquiladora, escapó de milagro al fingir estar muerta.
La menor de edad avisó a la policía y ayudó a las autoridades con datos y señas de su agresor. “En respuesta encontró la voz de este hombre: Si lo denunciaban se vengaría con su mamá o su hermana”.

En el ambiente de ayer en el panteón de Castillotla, además del dolor, también viajaron estos reclamos de amigos y familiares. “Secreto a voces” en un pueblo que ya piensa en justicia por propia mano.





 
FUENTES:



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario